La Gaita Prohibida.- Por Gerardo Tenorio: Dos años perdidos (parte1)

0
147
Gerardo Tenorio, articulista.
Gerardo Tenorio, articulista.

* No apto para fans republicanos de la 4T.

* 2019, el más violento y de contracción en la economía.

“El que mucho promete rara vez cumple su palabra”

Lao-tsé

El primero de julio del 2018, estuvo plagado de sentimientos encontrados, López Obrador daba un mensaje de triunfo frente a un Zócalo abarrotado por cientos de almas que clamaban con esperanza ¡¡sí se pudo, sí se pudo!! Beatriz a un lado no podía ocultar su alegría y no era para menos, los comicios fueron históricos, era la primera vez en la historia de México que la izquierda obtenía la silla Presidencial, y no solo eso, el candidato del partido guinda llegaba con una cifra contundente de 30 puntos porcentuales de ventaja sobre del resto de sus oponentes, obteniendo el 53.1% de los votos, rompiendo el récord de Salinas de Gortari el cual obtuvo el 50.7%, el resto de los ex mandatarios llegarían por debajo de dichas cifras, en 1994 Ernesto Zedillo llegaba con 48.7%, en el 2000 Vicente Fox lo haría con 42.5%, para el 2006 Felipe Calderón se alzaba con 35.9%, mientras que en el 2012 Peña Nieto hacía lo propio con el 38.2%.

Récord que no era para menos, si se tiene en cuenta que su triunfo se alzaba en 31 de los 32 Estados, con Guanajuato siendo la única entidad que había apostado por el panista Ricardo Anaya, y como una cerecita extra al gran pastel, obteniendo la victoria en 128, 866 casillas de 156, 808 casillas situadas en todo el país. Para el primer trimestre de gobierno, distintas calificadoras daban a Obrador porcentajes de aprobación elevados; El Economista daba un 67% de aprobación contra un 28% de desaprobación, mientras que El Financiero le daba hasta un 78% sobre 17% (resalta febrero por tener un 83% de aprobación), GEA por su lado le daba un 64% de aceptación contra un 25% de desaprobación.

Resulta lógico que la popularidad de un presidente se vaya deteriorando conforme avanza su administración, y es aquí donde la percepción de la gente pasara a convertirse en un asunto volátil, es decir irá cambiando o variando según las decisiones que el político en turno vaya tomando sobre distintos temas.

El primer año de gobierno estuvo marcado por diferentes tragedias, que tienen varias lecturas, empezando por la mala estrategia, la descoordinación que existe a la hora de aplicarlos y finaliza con las excusas del presidente y/o su gabinete a la hora de asumirlos, donde el tiempo pasado es un factor que entorpece su “buena voluntad”.

1.- Mala planeación contra el huachicoleo. En un hecho insólito desde presidencia se giró la instrucción de cerrar los ductos de PEMEX, esto como parte de la lucha contra el huachicoleo o robo de gasolina. Dentro de este contexto se ubica la tragedia que marcó a los habitantes de Tlahuelilpan, el 18 de enero del 2019, cuando una toma clandestina de PEMEX explotó en la comunidad San Primitivo, dando como resultado 137 personas fallecidas.

2.- Carencia de una estrategia distinta; El Culiacanazo, Minatitlán y “Caballo Blanco”. El 17 de octubre del 2019 seriamos testigos del llamado “Culiacanazo” sin duda una fecha que dejara marca en este sexenio, donde las contradicciones y torpezas de Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, fueron evidentes en la fallida captura de Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”.

En conferencia de prensa el pasado 30 de octubre Durazo Montaño exclamaría y cito “siempre hay riesgo de que en un operativo algo salga mal” también aseguró que “ninguna organización delictiva es más poderosa que el Estado” y ya para no verse más verde en el tema, agarró la vieja confiable echando culpas al pasado bajo el mismo dogma argumentativo del presidente, haciendo referencia a la guerra calderonista “De qué sirvió tanta guerra y captura de cabecillas, si la violencia, homicidios y desaparecido crecieron exponencialmente.”

La zona sur no se queda atrás, el 19 de abril del 2019 en el municipio de Minatitlán, un grupo armado irrumpiría en una fiesta dejando como saldo fatídico 13 personas muertas oficialmente entre los que se encontraba un menor de edad, este hecho en particular sería la clave para agilizar la puesta en servicios de la famosa Guardia Nacional (GN), una militarización en las calles que tanto se le critica al exmandatario Felipe Calderón Hinojosa. Ya con la GN iniciando operaciones, el 28 de agosto del mismo año se suscitaría otra masacre ahora en el municipio de Coatzacoalcos, dejando 30 muertos. ¿Y qué dijo Andrés? “Esto es muy importante porque cuando llegamos ya estaban las bandas, no surgieron a partir del día 1º de diciembre del año pasado y a veces se olvida eso”.  Nada nuevo, el “Supremo” no admite errores solo excusas.

Según datos de la SESNSP el 2019 fue el año más violento, con un total de 35,588 homicidios, lo equivalente a un asesinato cada 14 minutos.

3.- La crisis de los LeBarón. El 4 de noviembre del mismo año, un grupo armado emboscaría y asesinaría a nueve personas -tres adultos, cuatro niños y dos bebés- todos ellos miembros de la familia LeBarón. Respecto al caso, hasta este momento hay 19 órdenes de aprehensión entre los que se encuentran exmilitares. Sin embargo, en repetidas ocasiones, utilizando la palestra que le brinda su show mañanero ha descalificado las protestas, insinuando que se encuentran politizadas o que pertenecen a grupos conservadores que aún no admiten al nuevo régimen, prefiriendo cuidar la investidura del cargo.

4.- “La austeridad republicana”. Durante las campañas López promulgaba en cada mitin “no puede haber gobierno rico y pueblo pobre” asegurando que al llegar a la presidencia se acabarían los derroches de los altos funcionarios, alegando que crearía programas de apoyo social y pregonando una austeridad republicana. No obstante, al llegar al poder los tropiezos en materia económica no se hicieron esperar, al presidente no le daban los números y la solución más rápida fue eliminar plazas de trabajo dentro de las instituciones, con la finalidad de ahorrar más y tener un estricto control de gastos dentro del aparato gubernamental. Dando como resultado despidos masivos muchos de ellos injustificados, ya que no se les liquidó o indemnizó según lo marcan los artículos 49 y 50 de la Ley Federal del Trabajo. En noviembre la Secretaría de la Función Pública (SFP) reportó que durante el 2019 se habían eliminado 8 mil 288 plazas en todos los niveles del aparato federal, y con ello se había logrado un ahorro de 11 mil millones de pesos.

5.- Cancelación del NAIM, un gasto inútil. La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, trajo consigo un desequilibrio en las finanzas públicas, ya que tan solo en obras ejecutadas se habían gastado 60 mil 291 millones de pesos, mientras que por concepto de gastos nos recuperables hacia los contratistas sumaban 14 mil 932 millones de pesos, menos 4 millones de pesos en material que no se utilizó da como estimado final 71 mil millones de pesos por la cancelación del NAIM.

6.- El mito del crecimiento económico. Como olvidar esas promesas de campaña del 2012, cuando López prometía ante industriales en Guadalajara un crecimiento del PIB en 6% y 1 millón 200 mil empleos al año. Atrás quedo ese Obrador que en 2018 se comprometía con industriales ahora de Concamin de un crecimiento anual de 4% del PIB, o que tal ese tweet desde su BlackBerry “En enero la economía creció 0.8%, es decir, nada. EPN y Videgaray no saben cómo hacerlo. Perdón, pero con nosotros sería distinto y mejor.” Cuando la realidad te alcanza, en el 2019 la economía tuvo un crecimiento estancado por no decir mediocre de apenas 0.1% y con una caída del empleo del 39% en comparación al 2018. Lo que afectó a las principales industrias del país; manufacturera, industrial y construcción. Esta última siendo afectada por las adjudicaciones directas que la SEDENA ha obtenido en obras públicas, para la construcción de Santa Lucia y dos tramos de los siete para el tren maya. Continúa…

Instagram: gerardtenorio1691

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here