Miembros de la Cooperativa Cruz Azul acusan toma ilegal de una planta cementera en Oaxaca

0
326

Ciudad de México, 6 Ene-21 (Agencia).- Miembros de la Cooperativa Cruz Azul señalaron que la toma de las instalaciones de la planta cementera de Lagunas, Oaxaca, es una ‘simulación’ por parte de los consejeros encabezados por José Antonio Marín y Víctor Manuel Velásquez, quienes recuperaron el control operativo y administrativo de la planta.

“El día de hoy fue tomado, de forma ilegal, el control de la fábrica de cemento de Lagunas, en el estado de Oaxaca. Mediante engaños y simulando una “marcha pacífica”, un grupo de usurpadores encabezado por Mario Francisco Morán Lagunes (entraron al lugar)”, indicaron en un posicionamiento interno.

Al respecto, el grupo que tomó control de la planta en Lagunas señaló que dicha acción se realizó de forma pacífica, después del primer intento ordenado por un juez para controlar las actividades de las instalaciones el pasado 18 de octubre, que derivó en un enfrentamiento con un grupo de choque y provocó la muerte de uno de los socios.

Detallaron que el domingo 3 de enero de 2021, alrededor de unas 500 personas, entre socios y trabajadores, se manifestaron en una marcha por el pueblo de Lagunas, misma que concluyó con el ingreso pacifico de la planta Pat, luego rendir homenaje a Oliverio Guerrero, acaecido durante el enfrentamiento de octubre pasado.

Al respecto, los socios inconformes -representados por Federico Sarabia, elegido como presidente del Consejo de Administración durante la Asamblea General en agosto pasado- señalaron que la toma de la planta no es un hecho consumado por lo que será combatido legalmente para recuperar el control de las instalaciones.

“El control de la planta de Lagunas constituye un acto ilícito, pues fue realizado sin una orden judicial o cualquier otro fundamento legal. Se trata de un nuevo atropello, un acto de abuso de poder y ha sido denunciado penalmente”, advirtieron.

Mario Morán fue nombrado gerente general de la planta en sustitución de Pablo Reséndiz, acusado junto a otros miembros allegados a Guillermo Álvarez como Federico Sarabia del robo de más de 10 mil toneladas de cemento.

A finales de mayo, en plena pandemia del COVID-19, el escándalo que desató la acusación en contra del exdirectivo de la Cooperativa Cruz Azul, Guillermo ‘Billy’ Álvarez sacudió a toda la organización de la empresa cementera por el supuesto desvío de más de mil millones de pesos a empresas en el extranjero.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) actuó de inmediato y ‘congeló’ cuatro cuentas bancarias de Álvarez registradas en HSBC, BBVA Bancomer, Santander y FINAGAM, a petición del Departamento del Tesoro del Gobierno de EU, mismas que fueron ‘descongeladas’ hace dos semanas.

Álvarez Cuevas es perseguido junto a Víctor Manuel Garcés, Miguel Eduardo Borrell y Mario Sánchez Álvarez, mientras la disidencia dirigida por José Antonio Marín y Víctor Manuel Velásquez asumió los cargos como presidentes del Consejo de Administración y el de Vigilancia.

Tras meses de conflictos y denuncias, la dirigencia de la Cooperativa se encuentra dividida. Más de 10 mil familias podrían ser afectadas y habría pérdidas por más de 700 mdp.

En diciembre pasado, ‘Billy’ Álvarez obtuvo un amparo por parte de una juez federal por el cual se ordenó descongelar dichas cuentas bancarias debido a que la UIF las congeló sin contar con una petición internacional que justificara la medida, la cual resultó en perjuicio del directivo de la cooperativa.

Billy Álvarez es considerado prófugo de la justicia ya que existe una orden de aprehensión en su contra por delincuencia organizada y lavado de más de 114 millones de pesos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here