Japón un país pionero en la producción de ‘hidrógeno verde’

0
196
Japón fue la primera nación del mundo en elaborar una estrategia para el hidrógeno; lo hizo en 2017. Su objetivo es reducir las emisiones de CO₂ en un 46 % para 2030 y lograr la neutralidad en carbono para 2050, apostando por el hidrógeno, cuya combustión genera vapor de agua.

Japón., 25 Oct-21 (Agencia).- Green Japan es un nuevo programa que, en esta ocasión, explora el innovador camino de Japón hacia la neutralidad en carbono y cómo comparte la tecnología y los conocimientos con otros países. Así, comienza su andadura con un reportaje sobre la labor de Japón como nación pionera en la producción de ‘hidrógeno verde’.

En Kobe, el hidrógeno produce calor y electricidad para el hospital, el polideportivo y los trenes, en el marco de la transición del país hacia la llamada ‘sociedad del hidrógeno’.

Japón fue la primera nación del mundo en elaborar una estrategia para el hidrógeno; lo hizo en 2017. Su objetivo es reducir las emisiones de CO₂ en un 46 % para 2030 y lograr la neutralidad en carbono para 2050, apostando por el hidrógeno, cuya combustión genera vapor de agua.

Las credenciales ecológicas del hidrógeno dependen de cómo se produzca.

Realizado a partir de carbón o gas natural, emite CO₂, que puede ser capturado y almacenado.

En el Campo de Investigación de la Energía del Hidrógeno de Fukushima (FH2R), una de las mayores instalaciones del mundo de este tipo, fabrican ‘hidrógeno verde’.

«En esta instalación, estamos investigando la producción de hidrógeno sin emisiones de dióxido de carbono en la medida de lo posible, aprovechando al máximo las energías renovables», declara Eiji Ohira, director general de la Oficina de Tecnología de Pilas de Combustible e Hidrógeno de NEDO.

Para producir ‘hidrógeno verde’, se emplea la electricidad de energías renovables para electrolizar el agua, separando el oxígeno y el hidrógeno. No utiliza ni emite CO₂.

El hidrógeno se utiliza desde hace más de una década en los ‘vehículos de pila de combustible’ y en los hogares, pero podría desempeñar un papel más importante en cualquier combinación energética futura.

«Para lograr la neutralidad en carbono, el hidrógeno se utilizará no solamente en lo que respecta a la electricidad, sino también, como fuente de calor en la industria, por ejemplo, o como una opción baja en carbono, ya que el hidrógeno se utiliza ampliamente como material industrial, o como combustible para el transporte», afirma Eiji Ohira.

«Para utilizar el hidrógeno como fuente de energía habitual, es importante reducir su coste. En Japón nos hemos fijado el objetivo de que, en el futuro, por ejemplo, en 2050, el coste del hidrógeno sea más o menos el mismo que el de los combustibles fósiles que utilizamos actualmente», añade el director general de la Oficina de Tecnología de Pilas de Combustible e Hidrógeno de NEDO.

Una forma de bajar el precio es aumentar la producción en el extranjero, lo que significa más hidrógeno disponible para la importación.

«Creemos que la reducción de precios podría resolverse no solamente con una única solución, sino con muchos enfoques diferentes. Por ejemplo, con la implantación de tecnologías más eficientes y generando ‘economías de escala’. También es importante crear demanda de hidrógeno. Además, hay que reducir el precio y los costes de la electricidad procedente de energías renovables», explica Eiji Ohira.

La cadena de suministro de la energía de hidrógeno de Kobe utiliza hidrógeno que se produce en Australia y es enviado, después, a Japón.

La corporación Kawasaki Heavy Industries es pionera en el transporte de hidrógeno por mar, congelándolo a 253 grados Celsius bajo cero y comprimiéndolo hasta convertirlo en líquido y desarrollando, así, una cadena completa de suministro de hidrógeno.

Una primicia mundial: el Suiso Frontier tardará 16 días en llegar a Australia.

«El transporte a gran escala de hidrógeno por mar está a punto de comenzar. El GNL, o gas natural, se ha generalizado en Japón. Esto ha sido posible gracias al transporte marítimo masivo. Del mismo modo, para poder utilizar el hidrógeno en un país insular como Japón o en muchas otras ciudades de Asia, es importante desarrollar un transportador de hidrógeno de uso práctico. Y, luego, crear un barco comercial que sea más de 100 veces mayor que este», declara Motohiko Nishimura, director general de Kawasaki Heavy Industries.

Otro elemento en desarrollo, en la terminal de hidrógeno licuado, es la capacidad única de almacenaje.

«En cuanto al ‘almacenamiento’, también es importante aumentarlo. El tanque que tenemos aquí es el segundo más grande del mundo, pero cuando se comercialice, será 20 veces mayor que este. Ahora estamos desarrollando tanques cilíndricos de fondo plano, como los que se utilizan en los depósitos de GNL, en lugar de los esféricos. Pretendemos reducir el coste utilizando este tipo de tanques», añade Motohiko Nishimura.

«La introducción del hidrógeno se ha convertido en una cuestión urgente para el calentamiento global, y sentimos el peso de nuestra responsabilidad», concluye el director general de Kawasaki Heavy Industries.

Japón se encamina hacia una combinación de energías más sostenible, gracias a su inversión en hidrógeno.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here