Claroscuros.- Por José Luis Ortega Vidal: Veracruz, el sur profundo

0
378
José Luis Ortega Vidal, columnista.

Veracruz, el sur profundo: Corredor Interoceánico, Coatzacoalcos, Sayula de Alemán, Acayucan, más inversión, menos violencia; retos para un ajuste histórico…

(1)

La lectura ávida de noticias impulsa la búsqueda cotidiana de información, conocimiento sobre hechos, sucesos, coyunturas públicas, circunstancias sociales integradas a, o por variables de análisis en un corpus geográfico específico: el estado de Veracruz.

Pueden ubicarse el sur profundo veracruzano, concretamente las microrregiones o distritos políticos locales y federales a partir de la zona de los Tuxtlas -Hueyapan de Ocampo- el istmo de Tehuantepec en su parte jarocha desde Playa Vicente, Jesús Carranza, Ciudad Isla hasta Minatitlán y Coatzacoalcos, pasando por el punto nodal acayuqueño así como la sierra de Santa Martha, de San Martín Pajapan o Soteapan y los municipios fronterizos con Tabasco y Chiapas, a saber Agua Dulce y Las Choapas.

La búsqueda de información o investigaciones documentales al respecto conduce a importantes hallazgos sobre trabajos antropológicos, sociológicos, históricos, arqueológicos e incluso periodísticos sobre en el afán de ampliar la visión y el entendimiento sobre el sur, lo sureño y los sureños.

Los medios informativos cuentan -sobre todo a partir del surgimiento de las redes sociales- con auténticos océanos informativos sobre el acontecer diario en más de cuarenta municipios observados en lo particular, lo micro regional y en sus interacciones económicas, electorales, políticas, de identidad étnica, de pluralidad lingüística, de infraestructura en comunicación terrestre, y también mediática; en la influencia mutua y la codependencia.

Uno de los ejemplos más amplios y profundos sobre la existencia de una realidad añeja, secular, muy compleja, sumamente rica en sus manifestaciones pluriculturales en el sur profundo veracruzano es la migración interna: la coexistencia de grupos étnicos dueños de herencias culturales milenarias como los popolucas, nahuas, zapotecos, mixes, zoques -amén del universo afromestizo y la hoy mayoría mestiza- quienes han interactuado económicamente entre sí desde antes del arribo de los europeos a estos lares.

No se puede entender al Minatitlán actual sin la influencia y peso político y económico de los zapotecos…

Lo mismo ocurre en Acayucan donde la interacción con los pueblos mixepopoluca de Sayula y zoquepopoluca de Oluta, amén de la demarcación de origen nahua de Soconusco, se da en el marco de elementos conurbados más allá de aspectos de geografía urbana…

Coatzacoalcos se constituye como el hermano mayor del sur de Veracruz sobre todo a partir del boom petroquímico de fines de la década de los 60s y principios de los años 70s…

El corredor de complejos petroquímicos en el antiguo Puerto México incrementó la condición cosmopolita de Coatzacoalcos y atrajo a su territorio a veracruzanos y mexicanos de casi todas las macrozonas geográficas reconocidas: norte, sur, este, oeste, el bajío, la huasteca, el área totonaca, etcétera…

(2)

Todo lo anterior nos lleva a pensar el sur profundo como una macro región cuyas condiciones económicas, sociales, políticas, sociopolíticas van y vienen entre sí cual venas y arterias ligadas a un corazón común, colocado dentro de un solo corpus donde conviven ideologías, pensamientos, visiones del mundo, intereses particulares -sí- pero inevitablemente vinculados y por ende corresponsabilizados bajo la condición de afectarse para bien o para mal unos a otros.

(3)

La gran esperanza de un futuro mejor en este sur profundo se inscribe, hoy en día, en el corredor interoceánico del istmo de Tehuantepec, cuya influencia de origen y en su potencial desarrollo -desde su fracaso o desde su éxito- va más allá de la entidad veracruzana e incluye al todo el sureste de la República mexicana e incluso a Centroamérica.

Su impacto inmediato, en aspectos tanto positivos como negativos -los daños ecológicos, por citar un ejemplo- ocurre en su vientre geográfico: el istmo de Tehuantepec y de modo particular en Coatzacoalcos por el lado veracruzano y Salina Cruz por Oaxaca.

(4)

Se han escrito multiplicidad de textos, investigaciones, ensayos, sobre el corredor interoceánico del istmo de Tehuantepec.

Habrán de escribirse libros y más libros alrededor de dicho tema.

Por lo pronto, resulta de un interés esencial para el futuro del sur profundo veracruzano el aterrizaje de inversiones de gran calado.

Hay dos anunciadas: una por parte del complejo petroquímico Braskem-Idesa y una más de la firma Constellation Brands, representante de la cervecería Modelo en Estados Unidos.

La primera fue anunciada para realizarse en Coatzacoalcos con la suma de 400 millones de dólares.

De la segunda sólo se ha confirmado su llegada en algún lugar del sur de Veracruz pero no hay identificación del sitio preciso -se han mencionado como posible destino Cosamaloapan, Texistepec y Coatzacoalcos-.

Hay elementos para pensar en la colocación de la fábrica de cerveza en el sur profundo y muy probablemente en Coatzacoalcos pero ese dato debe ser confirmado absolutamente por los inversionistas decididos a canalizar entre 5 mil y 5 mil 500 millones de dólares.

(5)

La buenaventura de estas inversiones -son un hecho anunciado oficialmente- conduce a pensarlas a guisa de imán para más inversiones.

Si el corredor interoceánico multimodal del istmo de Tehuantepec atrae negocios nacionales e internacionales de peso desde su arranque, bien podemos pensar en un efecto de atracción financiera.

La lógica al respecto es simple: si a empresas internacionales les resulta más atractivo emplear el corredor interoceánico del istmo de Tehuantepec frente a la opción de cruzar el canal de Panamá, simplemente acudirán a donde su dinero genere más dinero.

El plan diseñado por el gobierno federal liderado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, incluye diez corredores industriales con el atractivo de la disminución en el pago de impuestos para los capitales a instalarse junto a las vías del tren tranistmico.

En el sur profundo se ubicarían cinco de esos complejos de empresas manufactureras: dos en Coatzacoalcos, uno en Cosoleacaque, uno más en Texistepec y otro en Sayula de Alemán -sede del puerto seco de Medias Aguas-.

La inversión de Braskem-Idesa en Coatzacoalcos es la primera gran apuesta a este mega proyecto.

El complejo petroquímico privado de las firmas brasileña y mexicana es el más grande de su tipo en América Latina y su producción de materia de resinas termoplásticas se vende en México pero también en Sudamérica, por lo cual emplean los puertos de Coatzacoalcos y Salina Cruz.

Van a construir “una nueva terminal para la importación de etano a escala mundial, con una inversión de aproximadamente 400 millones de dólares (mdd) que estará ubicada en la Laguna de Pajaritos, en Coatzacoalcos, Veracruz.”

“Este proyecto se asentará en el área del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT), una iniciativa de gobierno para el desarrollo del sureste del país y del sector energético. Derivado de lo anterior, se firmó un acuerdo de colaboración con Pemex, CIIT y la Administración Portuaria Integral (API) Coatzacoalcos.” (1)

(6)

¿Cuál será la decisión final de Constellation Brands respecto al espacio para construir su fábrica de la cervecería Modelo?

No lo sabemos pero el corredor interoceánico sin duda les oferta elementos económicos a su favor.

(7)

Ahora bien, ante la problemática realidad que vivimos en esta región, dada la escasez de empleos y el incremento de la violencia ¿en qué nos beneficiarán estas inversiones?

La primera respuesta es obvia pero obligada: generarán nuevos empleos y sus condiciones están vinculadas al Tratado de Libre Comercio de América del Norte; es decir habrá, por ley, sueldos competitivos en el plano internacional a partir de tasas comparativas con salarios de actividades semejantes en Estados Unidos y Canadá.

En lo referente al tema de la violencia y la seguridad, es importante acudir a estudios sobre el tema desde cuestionamientos concretos:

  • ¿Disminuyen los índices de violencia a partir del arribo de inversiones?
  • ¿Los altos índices de violencia ahuyentan inversiones?
  • ¿La disminución de la violencia atrae inversiones?

Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que frente a un circulo vicioso: desempleo-violencia-subdesarrollo-desempleo-violencia-subdesarrollo- se presenta un escenario dialécticamente determinado, el circulo: empleo-disminución de violencia-desarrollo-empleo-disminución de violencia-desarrollo.

A partir de esta convicción estamos hablando de retos para un ajuste histórico.

Cito:
“Inversión privada y actividad delictiva en México
En años recientes, la actividad criminal, medida a través del número de delitos por cada cien mil habitantes, ha experimentado un incremento notable en México. Esto, en concordancia con la evidencia empírica señalada en diferentes estudios internacionales, sugiere que la actividad criminal puede incidir negativamente en la demanda de inversión privada.

…En particular sobresale el cambio estructural en los diferentes indicadores de criminalidad entre dos periodos distintos: i) el primer periodo ocurre entre 1997 y 2005, caracterizado por un descenso acelerado de la tasa de delitos totales y de las tasas de homicidios, robos y secuestros. En este lapso, la tasa de delitos totales disminuyó a un ritmo de 1.7 por ciento en promedio cada año, mientras que la tasa de robos lo hizo a un ritmo de 2.7 por ciento y la de homicidios en cinco por ciento, ii) el segundo periodo entre 2005 y 2010, se caracteriza por un crecimiento acelerado en las tasas de criminalidad; por ejemplo, la tasa de delitos totales se incrementó a un ritmo promedio de 1.8 por ciento cada año; en tanto que la tasa de robos aumentó 5.5 por ciento cada año y la tasa de homicidios en 4.8 por ciento en promedio.

Al analizar con mayor detenimiento el comportamiento de la criminalidad en este último periodo, se observa que la tasa de delitos totales en 2010 con respecto de la de 2009 es menor.

Sin embargo, este resultado puede atribuirse a la disminución en otro tipos de delitos y en general a las fluctuaciones de la actividad criminal. En realidad, aunque la tasa de crímenes totales aún es menor que en 1997, lo cual resalta un periodo con mayor inseguridad en el país, algunos delitos ya han rebasado sus niveles anteriores. Este es el caso de la tasa de robos que en 2010 ya habían sobrepasado los niveles de 1997. En este sentido, dado el rápido crecimiento de los indicadores de criminalidad, se puede establecer el escenario en el cual existe una amplia posibilidad de superar cualquier nivel histórico conocido.

Por su parte, el comportamiento temporal de la inversión privada en México parece contrastar con el observado en los indicadores de criminalidad. Al respecto, se aprecia que con excepción del periodo entre 2000 y 2003, la inversión ha seguido una trayectoria ascendente interrumpida únicamente por la caída en 2009, asociada principalmente a la crisis económico-financiera internacional. Sin embargo, Torres, Polanco y Venegas (2013) encuentran que los delitos totales se asocian negativamente con la inversión privada en el largo plazo, en particular, un incremento de uno por ciento en la actividad criminal conduciría a una disminución de 0.36 por ciento en la demanda de inversión privada.” (2)

(1) Braskem Idesa invertirá 400 mdd en nueva terminal en Coatzacoalcos | T21
(2) Actividad criminal e inversión privada en México: una perspectiva espacial, 1997-2010 (scielo.org.mx)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here